¡NO TE SALTES EL DESAYUNO!

Objetivo imposible, eso es lo que pensamos los españoles sobre hacer un buen desayuno. Nunca hay ganas, no hay tiempo y no hay hambre. Si casi ni acertamos a meter las piernas de forma correcta en el pantalón, ¿Cómo vamos a preparar un desayuno como dictan los expertos?

¿Cómo debe ser? 

Lo primero que debemos hacer es tomarnos más tiempo para desayunar y, si es posible, hacerlo en compañía. Según el estudio “Hábitos del desayuno en España” realizado por la Asociación Española de Fabricantes de Cereales, un 80% de los encuestados reconoce desayunar en menos de 10 minutos, además, un 62% come en solitario.

Los expertos recomiendan dedicar al desayuno al menos 15 minutos, hacerlo en compañía y que aporte entre el 20-25% de las calorías diarias.

Un desayuno equilibrado y completo debe contener: un lácteo (leche, yogur o queso fresco), un cereal (pan, cereales de desayuno o galletas sencillas) y una pieza de fruta. Como complemento adicional podemos añadir aceite de oliva, un poco de mermelada o algo de jamón o queso o frutos secos.

¿Por qué es importante? 

  • El desayuno sirve para romper el ayuno después de casi 8 horas sin comer y de que nuestros depósitos de energía estén casi vacíos, por ello, desayunar correctamente, contribuye en nuestro rendimiento físico e intelectual.
  • Nos permite una correcta distribución de las calorías a lo largo del día. De hecho, las personas que no desayunan tienen un mayor riesgo de desarrollar sobrepeso y obesidad, ya que llegaremos a la siguiente comida con más hambre y voracidad.
  • Este momento del día es perfecto para aportar a nuestro organismo vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, nutrientes importantes para nuestra salud, que conseguiremos tomando algo del grupo de los lácteos, cereales y fruta.

¿Cómo conseguirlo?

Aunque parezca difícil no lo es. Al igual que planificas los menús de comidas y cenas de la semana, añade al cuadro el desayuno, así sabrás de antemano lo que hay que preparar y de lo que dispones en la despensa. Antes de acostarte, prepara la mesa del desayuno con aquello que no necesite refrigeración, y así al levantarte lo tendrás todo más o menos puesto. Probar cosas nuevas o variar las de toda la vida siempre alegra al estómago y al paladar, prueba a variar cada día uno o dos alimentos, para que cada día tomes algo distinto y así siempre te apetezca ir a desayunar. Además, de forma ocasional o para celebrar alguna ocasión especial, podéis tomar galletas de chocolate o hacer repostería casera como magdalenas o un bizcocho sencillo.

Deliciosas propuestas:

  • Un vaso de leche desnatada/ una rebanada de pan integral con una cucharada de postre colmada de mermelada y unas rodajas de naranja.
  • Dos yogures desnatados (naturales o edulcorados o de sabores o frutas)/ tres cucharadas soperas de cereales integrales con una cucharada sopera de miel y un vaso de zumo de naranja.
  • Dos mandarinas pequeñas/ un vaso de leche desnatada con cacao y una rebanada de pan con tomate y aceite de oliva virgen.
  • Una pieza de fruta troceada/ un vaso de leche desnatada con cacao y entre cuatro o seis galletas o una magdalena.
  • Un vaso de zumo/ un vaso de leche desnatada y una rebanada de pan con margarina y mermelada o miel.
  • Una pieza de fruta troceada/ una rebanada de pan con queso tierno, aceite de oliva virgen y fiambre magro.
  • Una pieza de fruta troceada/ un yogur desnatado y entre una y cuatro cucharadas de cereales poco azucarados.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: